Te fuieste… o no

Tengo en mis manos todos tus recuerdos. Los acaricio o los rompo según me alegren o me revuelvan. Los dejo sobre la mesa y quedan desordenados. Algunos remueven mis sentimientos y me provocan lágrimas tenues; una de ellas cae sobre…

Sin comentarios

Ya no te lloro

No hubo lágrimas en tus ojos. Los míos anegaron el mundo. Por eso no me queda llanto. Me queda tristeza. Perdura el frío en mi corazón. Un frío cadavérico. ¿Por qué dejaste de amarme? No te lo pregunto a ti.…

Sin comentarios

Pena, desencanto, llanto

Creo que podría pasarme el resto de la vida intranquilamente en esta quietud muerta donde no se atreven a estar las sonrisas cándidas y aún menos las risas explosivas. El desamor no me deja aquietarme, seguir, vivir y sí me…

Sin comentarios

No amé

Esta añoranza sin dolor lejos de alegrarme el día me remueve de un modo inquieto y pone en mi mente un pensamiento: “no la amé”. Mi corazón, después, en defensa propia, desmiente el pensamiento y esgrime razones -impropias de su…

Sin comentarios

Borrándote

Recuerdo, en un recuerdo efímero, huidizo, como un suspiro abreviado, apenas nada, los últimos minutos, sangrantes, que pasé junto a ti. Mi memoria se ha aliado con el corazón para evitarle sufrimientos y hace desaparecer tu sonrisa, imborrable, tu mirada,…

Sin comentarios

No te vayas

Todavía, a pesar de los años transcurridos desde que te fuiste, sigues en mí. No puedo deshacerme de ti. ¿Cómo borrarte de las líneas de mis manos? ¿Cómo desahuciarte de mi corazón? ¿Cómo despegarte de mis pensamientos? Te niegas a…

Sin comentarios

Pero ha llegado

Entonces, cuando nos conocimos, pecar aún no era pecado y nuestros besos estaban naciendo. Aún no habían comenzado las tormentas que nos asolaron durante los años siguientes. Aún serpenteaba enérgico el amor y sus ecos estaban vivos. Eran los principios.…

Sin comentarios