Queja en blanco

No todos los días muero. A veces, la muerte tiene la decencia de darme un día libre, un día más de vida, y entonces descubro encantado sensaciones muy agradables que no habitan en mi rutina solo abierta a la tristeza…

Sin comentarios

Tres tristes tristezas

Dejé de usar tinta azul en mi pluma. Ahora es negra. Mal presagio. No me atrevo con una tinta rosa o verde fluorescente o un dorado reluciente. No puedo escapar de mi desesperación. La noche dura todo el día. La…

Sin comentarios

Pregúntame por ti

Pregúntame por ti para que te hable de ti y quién eres -para mí- y dónde estás –en mí-. Pregúntame por ti. Cómo te veo, de qué color es tu aura, cuál es tu rincón en mi corazón, y te…

2 comentarios

Ya solo sueño

Cuánto me gustaría perderme en los muslos indescifrables de una mujer de lujo, recorrer sus contornos perfectos con sus curvas y remansos, ascender por su vientre y reposar sobre sus pechos. Sería un sueño cumplido para este viejo rendido que…

Sin comentarios

La sinceridad del espejo

LA SINCERIDAD DEL ESPEJO Te miras en la sinceridad del espejo y lo que ves te inquieta. Ya no eres la niña pizpireta que se subía a un banquillo para poder verte. Ni la que se reventaba los granos y…

Sin comentarios

Vacío de sentimientos

Podría olvidar todo lo pasado y hasta lo que no sucedió. Sería capaz de borrar lo cierto y poner en su lugar una fantasía, un sueño que nunca dejó de ser un sueño, o la más imposible de las utopías.…

Sin comentarios

Dios

Sé que andas por mis adentros. Aún busco tu rostro con la barba blanca. Aún hoy, a pesar de que lo sé hace tiempo, no te identifico con ese silencio que, a veces, hay en mí, con ese cosquilleo que…

Sin comentarios